Ensayos Literarios

Visión Social de MV Desprovista de Realismo.

Julio Carmona

LAS TRES LITERATURAS.

(Jorge Rendón Vásquez)

La noche del 1 de abril último, “Noche de las Letras Peruanas”, fue para recordarla. No sólo porque el Gremio de Escritores enaltecía a veinticuatro escritores en la Casa de la Literatura (que extrañamente servía también para algo bueno), sino además porque ese acto resaltaba de nuevo la existencia en nuestro país de tres literaturas: una elitista y blanca, mediática y mediocre; y dos populares, mestiza e india, autopromocionadas y vigorosas, representadas por aquellos escritores.

Confesiones de Tamara Fiol ¿un novelón indigesto? (Sexta Parte).

(Julio Carmona)

1.1.2 Raúl Arancibia, coprotagonista o antagonista de TF

La poesía consciente de Humberto Pinedo.

(Raúl Allain)

A pesar de que en España hubo un movimiento ideológico y poético marxista por la década del 90’, la poesía sirvió para sus integrantes como un instrumento de lucha social y de liberación. Demostraron con sus poemas su disconformidad con lo establecido y mediante una particular poética en pos del entendimiento de las mayorías.

La Ilusa Intención de Mario Vargas: Destruir al Realismo.

(Julio Carmona)

TODAS ESTAS APRECIACIONES TIENEN que ver con la oposición que, ya hemos visto, hace MV entre “realismo optimista” y “realismo pesimista”, poesía objetiva y poesía subjetiva, etc. Pero hay todavía, para él, otra clasificación: la literatura probante, opuesta a la neutral o impasible, en otras palabras: la oposición de realismo y formalismo. Dice:

Visión Histórica de MV Desprovista de Realismo.

(Julio Carmona)

YA HEMOS PRECISADO que la tendencia del realismo exige asumirla como una unidad inseparable de teoría y práctica, y que, además, reclama imbricarse en una concepción total del escritor como ser humano e inclusive como ciudadano. En este parágrafo queremos ver cómo en MV estas exigencias no sólo resultan estar desfasadas (conforme lo hemos demostrado hasta aquí al confutar su teoría y su práctica literarias) sino que, en lo referente a su visión histórica de los hechos, como ser humano que juzga a sus semejantes, es poco menos que aberrante.