Poemas en homenaje a los pueblos vazco, palestino y al movimiento obrero

(Al Ros Soler)

Humillados en la sombra.

Al pueblo vasco, por el bozal de la ETA.

Humanamente hablando, es un suplicio

ser hombre y soportarlo hasta las heces,

saber que somos luz, y sufrir frío

humanamente esclavos de la muerte.

Tras el hombre libre cabalga gritando

el abismo; delante, abre sus hélices

el vértigo, y ahogándose en sí mismo,

entre los dedos, viene creciendo el miedo.

Humanamente hablando, diré cuanto pienso:

no hay forma de morir que no hiele.

Cobarde es la noche y vil es su cuchillo.

¡Qué hacer, pueblo vasco, que no sea caerse...!

...Humanamente humillados, en la sombra:

caídos, horriblemente heridos, para siempre...

Caídos..., revertidos; quizá, no haber nacido

humanamente nunca, de ningún vientre.

---------------------------------

Ante la ruptura del alto el fuego de la ETA, haciendo estallar la T4 de Barajas.
070102 Humillados en la sombra (c) Alrosoler.

Madrid, 02 de enero de 2007.

-------------------------------

Palestina amordazada

Con la sequía llegó la sed,

con la sed vino el hambre;

los pardos campos se ensancharon.

En la ciudad cayeron los pájaros...

Nació la maldición alada

por encima de los árboles.

El viento, el cielo, la tierra,

eran tan sólo promesas vanas.

Y fueron tiempos nuestros

de plena hipocresía,

de ciegas fuentes agotadas;

de sin ganas y sordas libertades.

El son no es el sonido,

sino el silencio amordazado;

desmenuzadas conciencias

en el eterno conflicto:

sones, palabras, gritos, actuaciones...

Nos falta casi todo.

--------------

Al pueblo Palestino, para que no nos desmovilicemos (Alrs).

Madrid, 14 de marzo de 2002.

----------------------------------
Nuestro argumento

A mis compañeros y compañeras del alma.

Nos han dividido hasta atomizarnos.

Han adormecido nuestras formas vindicativas

de exigir modificando nuestro modo de existir

y han logrando en una idea simplificarnos...

Han conseguido alinear nuestras expectativas

demoliéndonos desguazados en guarismos,

dejándonos solos y de todos alejados;

mutilado el sentimiento y el pensar

nos han hecho arrodillar... Y sin los ritmos

plurales nos liban en la ambición de esclavos.

De cerca nos permiten contemplar las ruinas...

Entonces han apuntalado su argumento

y nos lo disparan -bestias hipócritas unas,

acanallados traidores otros-, a nuestras nucas

anegadas! Con nuestro consentimiento.