Medios

El 19 hubo una cadena mundial de Tv para proyectar en vivo la caída de Maduro.

(José Sant Roz)

La verdad ha muerto: relaciones internacionales y medios de comunicación.

(Sergio Rodríguez Gelfenstein)

Los mayores diarios del mundo se inventan historias sobre la guerra en Siria e Iraq.

(Ferran Barber)
Los mayores diarios del mundo se inventan historias sobre la guerra en Siria e Iraq

Las corresponsalías están en vías de extinción y la precarización de la profesión de periodista ha ocasionado una caída en la calidad de las informaciones de los medios, completamente ya rendidos a las mentiras que emanan de los centros de poder. #TITRE

Perversos en la TV Argentina. La cultura que irrumpió en el 76.

(Jorge Alemán)

En la televisión argentina se observa un repertorio de figuras perversas cuya lógica discursiva es la de los servicios de inteligencia, afirma Jorge Alemán en esta nota. La pregunta crucial, sostiene Alemán, pasa por indagar el mundo cultural argentino en que ha sido posible producir subjetividades perversas que mantienen intacta su identificación al victimario y que cumplen con todos los rasgos de lo que Adorno llamaba "personalidad fascista”.

(para La Tecl@ Eñe)

Desinformación como arma de destrucción masiva.

(José Luis Vázquez Domènech)

REBELIÓN 03-02-2017

01- Introducción

El ser humano en general no se caracteriza por su tendencia a asumir los errores. Aun es más, intentamos ocultar siempre que podemos todos aquellos acontecimientos de cuyas consecuencias podríamos no salir muy bien parados. Nuestra propia fragilidad nos delata y procuramos enmascarar dichos sucesos solventando así la ardua tarea de enfrentarnos a cada pequeña “tragedia”.

Para La Nación, todo es igual, nada es mejor.

Por Juan Carlos Martínez (*)

La “tribuna de doctrina” sigue exhibiendo total coherencia al referirse al terrorismo de Estado y la dictadura que lo implementó. Los defiende con los mismos sofismas y el léxico de cuatro décadas atrás. El rescate de un episodio poco conocido de su redacción de hace treinta años, en épocas de plena impunidad.

Si hay algo que el diario La Nación conserva, es su coherencia ideológica. Sus editoriales de hoy siguen la misma línea que los que escribían sus periodistas en tiempos de la dictadura.