Derechos Humanos

La Mesa de Unidad no muy democrática ataca hospitales en Caracas. (dos notas).

Ernesto J. Navarro.
Venezuela. Directora del hospital infantil de Caracas a RT: “El ataque duró casi tres horas”

Las bandas armadas atacan un hospital infantil con 54 niños en Venezuela

Tras el ataque, los grupos violentos intentaron irrumpir en el centro de salud dedicado a atender partos y a niños recién nacidos.

Gobiernos de violentos.

LA ILUSIÓN DEL CUIDADO MÉDICO EN LA CÁRCEL.

(Mumía Abú-Jamal)

31-3-2017

En el tenebroso mundo de las prisiones norteamericanas, debe tirarse al olvido toda suposición que uno traiga sobre cuidados médicos del llamado mundo de los libres.

Nosotros hemos sido educados a ver a las enfermeras como dulces fuentes de consuelo, y a los doctores como gente dedicada a curar a los enfermos, a aliviar nuestros dolores.

En la prisión, nuevas reglas gobiernan asuntos médicos y el cuidado de los enfermos. Aquí, en la prisión, el dinero manda; el enfermo es casi siempre ignorado.

No habrá paz si se castiga al pueblo.

(Omar Dalponte)

El Manifiesto Argentino repudia la represión a los docentes de la Escuela Itinerante.

Ante la violencia gubernamental que es de dominio público a pesar de la censura que ejercen los medios oficialistas –en particular los diarios Clarín y La Nación, todo el sistema de televisión abierta y la señal TN– El Manifiesto Argentino repudia la BRUTAL REPRESIÓN A LOS DOCENTES que instalaban pacíficamente una Escuela Itinerante en la Plaza del Congreso, en la Ciudad de Buenos Aires.

Aunque se había solicitado autorización policial, mientras erigían una estructura en absoluto orden y tranquilidad los docentes fueron brutalmente atacados por la policía al caer la noche.

Nuestra lucha contra los feminicidios en Latinoamérica.

(Ilka Oliva Corado)

El 8 de abril se cumplió un mes del feminicidio de 41 niñas, a las que el Estado de Guatemala violó y quemó vivas. Y también, el 8 de abril apareció el cuerpo de Micaela García (foto), una niña argentina miembro del Movimiento Evita que hace unos días había desaparecido. Micaela, de 21 años estudiaba la carrera de Educación Física, se desvivía por los parias, los negritos esos a los que el clasismo detesta. La violó y la asesinó un violador serial al que un juez dejó en libertad porque según él lo único que tenía era una “perversidad natural.”